Arch Linux sobre Virtual Box 1/5

[[ NOTA: Si ya has trabajado con máquinas virtuales, prefieres otra que no sea VB o sencillamente, deseas instalar Linux sobre un sistema real, entonces puedes avanzar directamente hasta la cuarta parte de esta guía. Además y antes de comenzar a leer, pásate por algún repositorio Arch Linux y comienza a descargar las imágenes ISO del discos de instalación. Descarga la versión core-x86_64. Se encuentra en la carpeta latest de los repositorios. ]]

Nunca está de más pelearse con una nueva distribución de Linux. Se le pierde mucho miedo a la informática trasteando con las distintas distribuciones del pingüino dado que para muchas de ellas (aunque cada vez menos) el proceso de instalación implica saber qué estamos haciendo. Incluso si estamos siguiendo una guía de instalación en la que sólo debemos copiar los comandos oportunos, al menos, la guía nos dirá qué hacemos o despertará nuestra curiosidad.

Arch Linux presume de ser una distribución Linux con filosofía “keeping it simple”, es decir, “manteniéndolo simple”. Viene en dos versiones, una compilada para arquitecturas de i686 y otra para las de x86_64. Tras la instalación deja un sistema mínimo con la intención de que instales lo que realmente vayas a usar. La instalación de nuevo software se realiza mediante paquetes, a través del gestor pacman y de forma muy similar a como se hace en Debian o Ubuntu.

A lo largo de esta serie vamos a instalar la distribución Arch Linux sobre una máquina virtual de Virtual Box. La serie se divide en 8 partes.

  1. Máquinas virtuales y Virtual Box. Presenta una descripción acerca de qué son las máquinas virtuales y cómo nos servirán.
  2. Configuración de la máquina virtual. Indica cómo configurar una máquina virtual para ejecutar Arch Linux.
  3. Instalación de Arch Linux. Guía paso a paso con las indicaciones para instalar correctamente Arch Linux.
  4. Primera ejecución. Comprobar el funcionamiento de Arch Linux, la conexión a Internet y añadir un usuario normal son las primeras tareas que haremos sobre Arch Linux.
  5. El gestor de paquetes pacman. Enseña a usar este sencillo pero potente gestor de paquetes.
  6. Sudo y GNOME3. Instala la utilidad sudo y el entorno de escritorio GNOME3.
  7. AUR, Yaourt y Awesome. Conoce AUR, la comunidad de software de ArchLinux; instala Yaourt, una alternativa a pacman y úsalo para hacerte con un potente y extensible gestor de ventanas basado en tiling (mosaico) que distribuye el espacio para las ventanas siempre de manera óptima.

La serie se publicará a lo largo de esta semana y la que viene. Si encontráis algún error o tenéis alguna duda dejad un comentario y las resolvemos entre todos.

[Enlaces de interés]

Arch Linux

Virtual Box

Parte I: máquinas virtuales y Virtual Box

El miedo a la instalación de un nuevo sistema operativo es normal. Sólo hay que pensar que durante el proceso lo usual es formatear el disco y si no se hace de un modo controlado, esto puede resultar en la pérdida total de información importante.

Sin embargo, es gracias a las máquinas virtuales que ya podemos ir perdiendo el miedo a estas situaciones. Una máquina virtual es un programa que simula otros ordenadores. Estos ordenadores de mentira o máquinas virtuales se denominan guests (huéspedes) en contraste con el sistema físico (el ordenador real junto con su sistema operativo) dónde hemos instalado la máquina virtual que se llama host (anfitrión).

En esta guía vamos a usar Virtual Box y en mi caso, el host es un sistema Windoews 7 de 64bits pero en el vuestro el host podría ser otro, como una distribución Debian, un sistema Ubuntu o incluso MAC OS.

En la página de Virtual Box podéis descargar las versiones de cada SO. Y en caso de que tengáis las últimas versiones de Debian, Ubuntu u otras distribuciones basadas en colecciones de paquetes es muy probable que podáis conseguir Virtual Box desde ellas.

Cuando esté instalada, ejecutadla. Mi versión es la 4.0.6 y muestra el siguiente aspecto (haced clic en las imágenes para agrandar):

Aspecto de la máquina virtual recién instalada sobre Windows 7
Aspecto de la máquina virtual recién instalada sobre Windows 7

A la izquierda mostraría un listado de las máquinas virtuales ya configuradas mientras que a la derecha describiría la máquina seleccionada. Arriba encontramos los controles típicos de un software de estas características: crear una nueva máquina y configurar o iniciar la actual.

Parte II: configuración de la máquina virtual

El asistente de máquinas virtuales

El asistente de creación de máquinas virtuales es realmente sencillo y bastante intuitivo. En esta parte vamos a configurar una máquina virtual de 32bits. No obstante, a modo de extra, indicaremos cómo configurar la máquina virtual para un sistema multicore (más de un núcleo) de 64bits como aquellos con procesadores Intel Core 2 Duo o AMD Athlon / Turion 64 X2.

Para empezar haremos clic sobre Nueva para que comience el asistente:

Presentación del asistente para nueva máquina virtual
Presentación del asistente para nueva máquina virtual

Hacemos clic en Siguiente para saltar la pantalla de presentación y llegar a esta otra:

Debemos nombrar la máquina virtual y especificar el tipo de sistema operativo que se instalará
Debemos nombrar la máquina virtual y especificar el tipo de sistema operativo que se instalará

Aquí debemos indicar un nombre para nuestra máquina virtual (así podremos localizarla en la lista de máquinas virtuales). Si el nombre es lo suficientemente descriptivo, Virtual Box nos sugerirá la configuración correcta. Si no, indicaremos que el Sistema Operativo es Linux y que la versión es Arch Linu(para 32bits) o Arch Linux 64bits. Podeis probar con la versión de 32bits si no os quereis calentar el tarro. Haremos clic en Siguiente para alcanzar el siguiente paso:

Especifica la memoria de la máquina virtual. No uses más de la mitad de tu anfitrión.
Especifica la memoria de la máquina virtual. No uses más de la mitad de tu anfitrión.

Aquí debemos especificar la memoria RAM de la máquina virtual. No uses más de la mitad de la RAM del host. Trata de mover la barra deslizante por el tramo verde: 1GiB es una buena cantidad. De nuevo, hacemos clic en Siguiente para continuar:

Debemos crear un disco de arranque para la máquina virtual
Debemos crear un disco de arranque para la máquina virtual

Ahora debemos especificar el disco duro. Marcamos la casilla Disco duro de arranque y seleccionamos la opción Crear disco virtual nuevo.

Al hacer clic en Siguiente aparecerá un corto asistente para configurar discos duros virtuales.

Un disco virtual no es más que un fichero en nuestro host que Virtual Box presentará a las máquinas virtuales como si realmente fueran discos físicos del tamaño que le indiquemos.

Virtual Box nos permite trabajar con dos tipos de discos virtuales: los llamados de expansión dinámica, que ocupan en la máquina anfitrión sólo el espacio correspondiente a la parte usada del disco y van creciendo conforme llenamos el disco en la máquina virtual; y los de tamaño fijo, que siempre ocupan lo mismo y este tamaño es precisamente el tamaño que hemos especificado.

Presentación del asistente de discos duros
Presentación del asistente de discos duros

De nuevo, hacemos clic en Siguiente para saltar la pantalla de presentación y llegar a esta:

Selección del tipo de archivo que contendrá el disco duro.
Selección del tipo de archivo que contendrá el disco duro.

Marcaremos la opción Almacenamiento de expansión dinámica y hacemos clic en Siguiente para continuar y poder especificar el tamaño.

En general (para Linux), con un tamaño de 8GiB tenemos de sobra pero os recomiendo unos 15GiB.

Selecciona un tamaño para tu disco duro. Con 8-15GiB deberías tener de sobra.
Selecciona un tamaño para tu disco duro. Con 8-15GiB deberías tener de sobra.

Al hacer clic en Siguiente llegaremos a una página resumen donde se nos indicará también donde está ubicado el disco duro.

Cuadro resumen dónde se indica el tipo, la localización y el tamaño
Cuadro resumen dónde se indica el tipo, la localización y el tamaño

Si estamos conformes, haremos clic en Terminary alcanzaremos la página resumen de toda la máquina virtual.

Resumen de la máquina virtual con el nombre, el tipo de SO, la memoria base y el disco duro de arranque.
Resumen de la máquina virtual con el nombre, el tipo de SO, la memoria base y el disco duro de arranque.

Hacemos clic en Terminar para aceptar la configuración y volveremos a la pantalla principal de la máquina virtual. Ahora contaremos con una nueva máquina lista para encenderse.

A la izquierda nuestra máquina virtual recién creada y a la derecha su descripción
A la izquierda nuestra máquina virtual recién creada y a la derecha su descripción

¡Pruébala! Enciende la máquina virtual seleccionándola de la lista y haciendo clic en el botón Iniciar.

Te saldrá un mensaje, léelo con detenimiento: te está diciendo que la máquina huesped capturará la entrada de teclado (vamos, como si estuvieses delante de otro ordenador pero con el mismo teclado) y que para volver a la máquina anfitrión deberás pulsar una tecla especial. Lee el mensaje para enterarte de cuál es esta tecla a la que llamaremos host.

El diálogo explica que, por defecto, ctrl derecho es la tecla de host
El diálogo explica que, por defecto, ctrl derecho es la tecla de host

Conviene tener en cuenta los siguientes atajos de teclado host+R y host+Q que nos permitirán reiniciar y apagar la máquina respectivamente.

Ahora aparecerá otro asistente pero vamos a ignorarlo haciendo clic en Cancelar. Configuraremos esta parte manualmente después dado que no es difícil.

Asistente de la primera ejecución
Asistente de la primera ejecución

Tras la presentación de la máquina virtual (podéis pulsar F12 si sois rápidos para acceder a la selección del dispositivo de arranque), la pantalla fundirá a negro y aparecerá el primer error de Virtual Box. Es normal: no hay sistema operativo.

Cuando te canses de mirar la pantalla de error apaga la máquina virtual haciendo clic en el menú Máquina o a través de la combinación host+Q.

El error indica que la máquina no se puede arrancar.
El error indica que la máquina no se puede arrancar.

El menú de configuración de la máquina virtual

Vamos a configurar algún aspecto más de nuestra máquina virtual. Para ello, seleccionamos la máquina de entre la lista y hacemos clic en botón de configuración.

Aparecerá el siguiente diálogo:

Diálogo de configuración
Diálogo de configuración

A la izquierda encontramos las categorías de configuración mientras que a la derecha se nos muestran, por pestañas, las distintas pantallas de configuración asociadas a cada grupo. En la parte inferior se muestra un área de notificación que explica la funcionalidad de cada campo de la configuración (basta situar el cursos encima del control para recibir la explicación) o nos avisará de si debemos realizar algún ajuste. En mi caso, Virtual Box opina que dedico demasiada memoria (porque a partir del 50%, incluído, ya lo considera demasiado) a la máquina virtual pero voy a ignorar su advertencia porque estoy justo en el 50%.

Sección de configuración del sistema
Sección de configuración del sistema

Lo que falta para que nuestra máquina pueda arrancar es un “disco de arranque”: el típico disco de instalación del sistema operativo, por ejemplo.

Ya se deberíais haber descargado el disco de instalación de Arch Linux para arquitecturas x86_64. Se trata de una imagen ISO que ahora tostaríamos sobre un CD virgen para tener un disco físico de instalación. No obstante, como nuestra máquina es virtual utilizaremos un lector de discos también virtual para cargar el CD.

Para ello iremos a la categoría Almacenamiento:

Pestaña de configuración de las opciones de almacenamiento: unidades de CD y discos duros
Pestaña de configuración de las opciones de almacenamiento: unidades de CD y discos duros

Seleccionaremos el elemento en el que pone Vacío bajo Controlador IDE. A la derecha encontraremos una lista desplegable tras el rótulo Unidad CD/DVD seguido del icono de una CD-ROM sobre el que haremos clic. Esto desplegará un menú en el que elegiremos la primera opción (tiene el icono de una carpeta). Se abrirá un menú de selección de archivo desde el que buscaremos la ISO que acabamos de descargar.

Con esto estamos listos para correr nuestra máquina virtual y comenzar el proceso de instalación de Arch Linux. Acepta la configuración y prepárate para iniciar la máquina.

Si quisieras quitar la imagen de CD, tendríamos que volver a la categoría Almacenamiento y en el menú desplegable del icono del CD, elegir Eliminar disco de la unidad virtual, tenlo en cuenta para más adelante.

No obstante, antes de terminar dirígete a categoría Pantalla, pestaña Video y activa la casilla de verificación Habilitar aceleración 3D. Además, trata de aumentar un poco la memoria de vídeo a unos 64 – 128MiB

Pestaña de configuración de las opciones de pantalla
Pestaña de configuración de las opciones de pantalla

Ahora sí, estamos a un paso de encender la máquina virtual. No obstante comenzaremos con la instalación de Arch Linux en el siguiente artículo. Terminamos indicando cómo configurar la máquina virtual para emular un entorno de 64 bits (que será el caso que sigamos en el manual).

Configuración para 64bits y multi-núcleo

Para instalar un sistema de 64bits, lo primero que es necesario es estar en un host de 64bits con tecnología de virtualización Intel VT-x o AMD-V. Para ello no basta con que contemos con un procesador de 64bits sino que éste debe permitir dicha tecnología y además nuestro SO tiene que ser una versión de 64bits.

En la categoría Sistema, pestaña Aceleración encontrarás las opciones Habilitar VT-x/AMD-V y Habilitar paginación anidada. En las últimas versiones de Virtual Box, si el procesador cuenta con tal tecnología, estas opciones están activadas por defecto y si no, aparecerán deshabilitadas. De todas formas, si quieres asegurarte y te deja hacer clic, actívalas y presta atención a los posibles mensajes de error con los que te informe Virtual Box.

Pestaña de configuración de las opciones de virtualización
Pestaña de configuración de las opciones de virtualización

Incluso, pese a que nuestro procesador se encontrara entre los de esta lista de procesadores compatibles, es posible que la capacidad no venga activada de fábrica (como ocurre en los MAC, por ejemplo) así que tendremos que entrar en nuestra BIOS y buscar cómo activarlo. En caso de que seas usuario de MAC, Apple tiene la respuesta en forma de actualización.

Si cumplimos estos requisitos bastará acceder a la categoría General y cambiar la versión de linux por Arch Linux (64bits).

Si además nuestro procesador tiene varios núcleos y nos queremos aprovechar de ellos en la máquina virtual, podremos seleccionar el número de CPUs en la categoría Sistema, pestaña Procesador.

Pestaña de configuración del procesador para seleccionar el número de núcleos
Pestaña de configuración del procesador para seleccionar el número de núcleos

Al seleccionar más de un núcleo es posible que se nos advierta de que, al aceptar, se habilitará la característica IO-APIC. Aceptamos igualmente y ya tenemos nuestro sistema preparado para 64bits y con todos nuestros núcleos habilitados.

Anuncios

2 comentarios en “Arch Linux sobre Virtual Box 1/5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s